Ensalada de pollo china

La ensalda de pollo china aporta una mezcla de sabores muy oriental. Resulta ideal muy jugosa y sabrosa, y a los niños les encanta.

Receta de ensalada de pollo china

Ingredientes para preparar ensalada de pollo china

  • 2 pechugas de pollo cocidas
  • Un puñado de fideos chinos
  • 200 gr. de brotes de soja
  • 125 gr. de champiñones laminados
  • 1 pimiento amarillo
  • 2 cebollas tiernas
  • 2 zanahorias
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • Semillas de sésamo tostadas
  • 1 rábano

¿Cómo preparar ensalada de pollo china?

  • Para la ensalada de pollo china se cogen las pechugas cocidas y se desmenuza en trozos medianos. Se ponen en un bol con los brotes de soja, los champiñones laminados y el pimiento, al que se le habrán quitado las pepitas y se habrá cortado en daditos. También agregaremos a la ensaladera las cebollas picaditas y las zanahorias cortadas en bastoncitos. Reservamos.
  • Es el momento de emprender el segundo paso de la ensalada de pollo china. En una olla con agua hirviendo, se pone a cocer durante 6 ó 7 minutos un puñadito de fideos chinos. Se apartan y se represcan con agua fría. Dejamos enfriar.
  • En un wok ponemos un poco de aceite de sésamo y unas gotas de salsa de soja y freímos ligeramente los fideos, durante muy poco tiempo y a fuego muy vivo. Retiramos, escurrimos y dejamos enfríar un poco.
  • Finalmente añadimos los fideos a la ensalada de pollo china, mezclamos todos los ingredientes.
  • En un bol ponemos dos cucharadas de vinagre de arroz, dos cucharadas de salsa de soja, 2 cucharadas de aceite de sésamo y la punta de una cucharadita de azúcar. Mezclamos bien y regamos con ella la ensalada de pollo china. Finalmente adornamos con las semillas de sésamo y con unas rodajitas de rábano.
  • Foto orientativa: Wikicommons/phototram
Nota del autor:

La ensalada de pollo china es una de las variantes orientales más populares. Su preparación no es difícil y también se pueden sustituir algunos ingredientes por sus equivalentes occidentales, como el aceite o el tipo de vinagre, aunque gana en sabor con el aderezo original.